Amaneció


con el tórax

suficientemente oprimido

como para permanecer

en posición fetal

 

apenas y la voz

hinchada desvariaba,

adaptándose vacía

en la habitación

 

el sistema fatigado

y estriado

con pocas bocanadas

para permanecer conciente

 

la saliva raspando

en color rojo

gesticulando

se llevo la mitad del labio

para mostrar los dientes

 

y el estomago vertió a contracciones

sobre el lavabo

el óxido carroñero

que hospedaban los pulmones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s