Interludio


Si uno impregna sensorial

las huellas capilares a través de los poros

hasta el hipotálamo…

Para no olvidarme que

el regreso intrínseco y el espacio abierto

los conocía desde que el sol es luz

y la luz impulsos galácticos,

ondas emergidas del umbral

a la razón única (entre sensores)

y oscilatoria desde las pléyades,

donde el pensamiento formuló carácter de fuego

y se consumó en fases esparcidas.

Las cenizas vueltas semillas en el vacío

fluyen en corrientes consecuentes

de asteroides y mareas nebulosas,

cuerpos eléctricos cargados en espacios magnéticos,

en señales dialécticas manipuladas por los dedos,

esporas luminosas y suministros de conciencia,

inmersos dentro de esta interacción molecular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s