Reencarnado


Un sonido que me alimenta

la lluvia de los pájaros

el vuelo en el precipicio

la caída constante al caminar

el balance zurcido a la tierra y al cielo

la sangre en los ojos

las llamas en las manos

inmolación

la liberación a través del dolor

no llevo la cuenta de cuantos días he muerto

ni de cuantos he nacido

ya no tengo recuerdos

no tengo corazón

no tengo llamas

no tengo nada

porque no soy nada.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s